RIIN

Red de Investigadores sobre Identidades Nacionales


2 comentarios

Manuel Ferrer. Más sobre venezolanos en el Ecuador

nuevo venezolanos

Nos ha sorprendido gratamente el elevado número de accesos a una de las últimas entradas del blog, titulada de modo irónico ‘Si vives en Ecuador y ves a un venezolano, ¡ándate con cuidado!’. También han abundado los comentarios a ese texto, todos los cuales testimonian la inteligencia y la sensibilidad de sus autores. De todo eso nos congratulamos.

Pero uno de esos comentarios ha suscitado polémica y disgusto entre muchos de nuestros lectores, por cuanto establece una arriesgada comparación entre las entradas en Ecuador de colombianos y de venezolanos. Los primeros serían, en palabras de la autora de ese texto, gentes que “huían de un régimen que los estaba matando no solo de hambre, sino que al robarles las tierras y expulsarlos de su región por las fuerzas ‘paramilitares’, los dejaban en la más absoluta insolvencia, y sin posibilidades de sobrevivir”: buena gente, en dos palabras, víctima de los horrores de un régimen podrido. En cambio, ve a los venezolanos como “jóvenes muy bien vestidos que han pagado sus servicios de transporte y que no están saliendo porque se están muriendo de hambre en Venezuela, pues no les interesa quedarse en Colombia, les interesa llegar al Ecuador porque aquí estamos dolarizados y su destino final anhelado es viajar a los EEUU, el sueño dorado de su vida”. Por si no bastara esa ensoñación carente del más mínimo fundamento, entra en un terreno escabroso, al describir a esos venezolanos como “blanquitos, guapos (al punto que alguna de esas inmigrantes dijo que en el Ecuador todos éramos muy feos porque éramos indios)”.

He invitado a esa persona a desplazarse a Ibarra, donde habita una numerosa colonia de venezolanos, para que vea con sus propios ojos, y no a través del prisma de los prejuicios ideológicos; pero, como era previsible, ni siquiera ha respondido a esa invitación.

Sí importa dejar constancia en estas líneas del dolor que causan opiniones de gente inteligente y formada que, tal vez por sectarismos políticos, se empeña en negar la realidad.

La foto con que se abre esta entrada, tomada en Rumichaca el pasado sábado, 14 de julio, es elocuente y habla por sí misma: ¿hay quien de verdad pueda creer que esas personas, ¡algunas de las cuales llegaron caminando desde Cúcuta!, vinieron por nuestros dólares para así viajar a Estados Unidos y cumplir el “sueño dorado de sus vidas”?

Ojalá la autora de ese comentario nos haga llegar unas palabras en ofrecimiento de disculpas: porque su escrito está violentando la realidad a costa de personas que llevan a sus espaldas dramas tan terribles como los que han expulsado de sus tierras a colombianos, senegaleses, malienses, sudaneses, haitianos, sirios, saharauis…

Anuncios


Deja un comentario

Diploma Superior y Curso Internacional sobre enseñanza de las Ciencias Sociales en Latinoamérica

diploma

 

1ª COHORTE (2018-2019) | MODALIDAD VIRTUAL

COORDINADORA GENERAL:

Inés Dussel (Departamento de Investigaciones Educativas – CINVESTAV, México y Universidad Pedagógica Nacional, Argentina).

La enseñanza de las ciencias sociales tiene un rol fundamental que jugar para poder diseminar conceptos, perspectivas y métodos apropiados para producir conocimiento sobre la región, que permita superar los viejos marcos nacionales tradicionales y afirmar un conocimiento crítico, fundamentado y riguroso que contribuya a los procesos de integración. Para que ese rol pueda desplegarse y pueda lograr mayores y mejores efectos en los aprendizajes de los estudiantes, la enseñanza de las ciencias sociales tiene que fortalecerse conceptual y didácticamente.

Equipo docente:

Alicia de Alba (Universidad Nacional Autónoma de México) | Myriam Southwell (FLACSO, Argentina) | Martha Cecilia Herrera (Universidad de Manizales, Colombia) | Edgar González Gaudiano (Universidad Veracruzana, México) | Norberto Liwski (Universidad Pedagógica Nacional, Argentina) | Gerardo Caetano (Universidad de la República, Uruguay) | Rita Segato (Universidad de Brasilia, Brasil) | Javier Trímboli (Universidad Pedagógica Nacional, Argentina) | Sandra Patricia Rodríguez Ávila (Universidad Pedagógica Nacional, Colombia) | Ricardo Enrique Pino Torrens (Universidad Nacional de Educación, Ecuador) | Luis Guillermo Torres Pérez (Universidad Pedagógica Nacional, Colombia) | Gladys Portilla Faicán (Universidad Nacional de Educación, Ecuador) | Virginia Gámez Ceruelo (Universidad Nacional de Educación, Ecuador) | Sebastián Endara Rosales (Universidad Nacional de Educación, Ecuador) | Nubia Moreno Lache (Universidad Pedagógica Nacional, Colombia) | Antonio Ibarra (Universidad Nacional Autónoma de México) | José Luis Grosso (Universidad Nacional de Educación, Ecuador) | Wilson Armando Acosta Jiménez (Universidad Pedagógica Nacional, Colombia) | Oscar Antonio Martínez Molina (Universidad Nacional de Educación, Ecuador) | Gabriela Soria (Universidad Pedagógica Nacional, México) | Julia Salazar (Universidad Pedagógica Nacional, México) | Rosalía Meníndez (Universidad Pedagógica Nacional, México) | María Rosa Gudiño (Universidad Pedagógica Nacional, México) | Xavier Rodríguez (Universidad Pedagógica Nacional, México)

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Duración: agosto de 2018 a julio de 2019

Inscripciones: abiertas hasta el 6 de agosto de 2018

Acceso a convocatoria

 


Deja un comentario

Convocatoria de Encuentros. Revista de Ciencias Humanas, Teoría Social y Pensamiento Crítico

encuentros

Se halla en marcha la convocatoria para el núm. 8 de la revista Encuentros, de la Universidad Nacional Experimental Rafael María Baralt (Ciudad Ojeda, Zulia, Venezuela). Las especificaciones de la revista y normas editoriales pueden consultarse en encuentros.unermb.web.ve

Indexación de la revista


10 comentarios

Manuel Ferrer Muñoz. Si vives en Ecuador y ves a un venezolano, ¡ándate con cuidado!

venezolanos

Debo confesar, al arrancar estas reflexiones, que están dictadas por la indignación, por lo que ruego a mis lectores que perdonen el apasionamiento, y que no pretendan encontrar en estos párrafos sesudas cavilaciones científicas sobre el proceso de acogida en el Ecuador de los ciudadanos venezolanos que, huyendo de la calamidad les azota, tratan de ganarse la vida en este país que no hace mucho tiempo estuvo unido a Venezuela en el marco de la Gran Colombia.

Se ha puesto de moda atribuir todo género de delitos contra la propiedad a los venezolanos recién llegados al Ecuador, que son percibidos como personas camorristas, violentas, amantes de lo ajeno y enemigas del orden.

Y no deja de tener gracia ese sentimiento cuando hace dos décadas millares de ecuatorianos cruzaron el charco en busca de oportunidades en países como España o Italia, y experimentaron en sus carnes el dolor de la separación de sus seres queridos, la explotación laboral, la indiferencia -cuando no la hostilidad- de gente ignorante que veía en ellos a enemigos potenciales que venían a privarles de sus puestos de trabajo.

Pasan los años y todo se olvida. Ahora muchos ecuatorianos se han apuntado a la xenofobia que maldijeron cuando ellos eran víctimas de este sentimiento miserable. Los cubanos dejaron de ser bien vistos desde que Correa puso tierra de por medio; los españoles suscitan siempre recelos, ante el temor de que intenten una reconquista; los colombianos introducen drogas y se dedican a la trata de blancas. Y, por si fuera poco, ahora vienen los venezolanos a corromper nuestras costumbres.

Pero lo que se calla es que muchos de esos advenedizos que vienen a turbar nuestra paz son engañados con contratos que explotan su condición de ‘ilegales’, ofreciendo salarios de hambre que muchas veces dejan de abonarse, con el vil argumento tantas veces repetido: “si no le gusta, puede irse; total, por ilegal no tiene chance de reclamar ante las autoridades”. Se silencia también la vileza de quienes fingen acoger a jóvenes venezolanas para trabajos que son simple tapadera para la explotación sexual que quiere ejercerse sobre personas indefensas.

En las conversaciones de quienes se escandalizan por esta invasión no se repara nunca en que un elevado porcentaje de esa gente que nos llega desde Venezuela poseen estudios de tercer y cuarto niveles: si se les dieran oportunidades, su llegada sería una bendición para el país. Pero ya se sabe: vienen a coger lo nuestro, que no les pertenece, aunque estemos peor preparados o nos venza la pereza cuando de trabajar en firme se trata.

¿Y qué decir de las ridículas e indignantes trabas burocráticas? ¿Sabían ustedes que para que un ambulante pueda establecerse en El Ejido (Quito) necesita un permiso del Municipio que tarda en expedirse 45 días? ¿Puede sentarse a esperar esa resolución quien llega al país con lo puesto y con muy pocos cientos de dólares en el bolsillo, obtenidos a partir de heroicos sacrificios de familias enteras?

Declaremos la guerra a los miserables que roban el salario de quienes lo necesitan para sobrevivir; denunciemos a los holgazanes arrogantes funcionarios que se regodean en su condición de ‘poderosos’, porque se hallan del otro lado de una ventanilla que decide sobre la vida de personas cuyo único delito que las convierte en sospechosas es su nacionalidad; difundamos los escándalos de los contratos que no se cumplen; honremos a nuestro país acogiendo a hermanos nuestros que nos necesitan.

Demos la bienvenida a iniciativas como la Asociación de Venezolanos en el Ecuador, y esforcémonos por plantar cara a la xenofobia disfrazada de sensatez.


Deja un comentario

Convocatoria de la Revista Proyección 

proyección

El equipo editorial de la Revista Proyección del Instituto de Cartografía, Investigación y Formación para el Ordenamiento Territorial (ICIFOT), Facultad de Filosofía y Letras, Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, Argentina, informa de que se encuentra abierta en forma permanente la convocatoria para publicar artículos y reseñas de temáticas libres vinculados a estudios geográficos y de Ordenamiento Territorial.

Si bien la convocatoria está abierta permanentemente, los trabajos recepcionados hasta el 20 de septiembre de 2018 podrán ser incluidos en el próximo número, previo proceso de evaluación.

A su vez el núm. 25, vol. XIII de la revista tratará la temática “Hábitat y territorio en la producción de la Ciudad” en su Dossier, para lo cual se recibirán los artículos hasta el 1 de septiembre de 2018. En adjunto se encuentra el alcance del Dossier:

Dossier hábitat y territorio

Acceso a las normas de publicación: http://ffyl.uncuyo.edu.ar/como-publicar

Para consultas y envío de trabajos puede escribirse al siguiente correo: revistaproyeccion@ffyl.uncu.edu.ar


Deja un comentario

Ranking Iberoamericano 2017 de Instituciones de Educación Superior

iber

Fuente:

De-Moya-Anegón, Félix; Herrán-Páez, Estefanía; Bustos-González, Atilio; Corera-Álvarez, Elena; Tibaná-Herrera, Gerardo (2017). Ranking Iberoamericano de instituciones de educación superior. SIR IBER 2017. Barcelona, España: Ediciones Profesionales de la Información SL.

_____

Al analizar las primeras 100 instituciones de la clasificación en Iberoamérica, se observa la presencia de los mismos países en los últimos informes a excepción de Venezuela, que desde el 2016 no presenta instituciones en este rango. Comparando los resultados de la clasificación desde el 2009 se pueden observar 4 grupos de países:

  • Grupo 1: En el que se localizan Brasil y Colombia que aumentan su presencia, aunque el aumento en el caso de Brasil es considerablemente mayor.
  • Grupo 2: Compuesto por México, Portugal y Chile, que mantienen el mismo número de instituciones.
  • Grupo 3: Conformado por España, Argentina y Venezuela que disminuyen el número de instituciones entre las primeras 100 del listado.
  • Grupo 4: En el cual Jamaica, Puerto Rico y Uruguay se mantienen durante todos los periodos con una única institución entre las primeras 100 instituciones.

Con respecto a la proporción de instituciones por país el top 100, España y Brasil consiguen posicionar el mayor número de instituciones (40 y 34 respectivamente) y también mantener un crecimiento sostenido en más del 20%, siendo un claro indicador del fortalecimiento y consolidación de su comunidad científica (Figura 6). Además, estos países tienen por lo menos una institución con al menos 100 trabajos publicados.

Acceso al texto completo