RIIN

Red de Investigadores sobre Identidades Nacionales

Francisco Denis. Las migraciones masivas: un fenómeno del nuevo orden mundial neoliberal

3 comentarios

migraciones masivas

Nos encontramos desde hace unos treinta años en lo que sin duda son las mayores migraciones de la historia de la humanidad, en términos cuantitativos. Jamás, ni durante el siglo XIX ni en los años centrales del XX, se han producido tantos desplazamientos humanos. La pregunta que espera respuesta sería: ¿por qué y cuáles son las causas de esta enorme aceleración migratoria?

No pretendo ni mucho menos responder a todas las causalidades que se refieran a este fenómeno sin duda ligado a la globalización neoliberal, pero sin lugar a dudas algunas pistas pueden ser las que siguen.

Desde que la informatización de las inversiones bursátiles provocó que los capitales pudieran moverse a velocidad de infarto, sin que existiera ninguna obligación para los inversores de retener una acción un periodo de tiempo razonable, y desde que se permitieron las propiedades financieras abstractas, la especulación bursátil y los grandes fondos de inversiones globales son los que dirigen el ritmo de la economía productiva. Esto (más allá de la quiebra fáctica del sistema financiero actual) ha provocado que el ritmo de la economía bursátil y financiera sea muchísimo más rápido del que puede asumir la economía productiva, provocando un crecimiento altamente especulativo en cuanto la coyuntura económica se vuelve favorable y los programas que dirigen la mayoría de las inversiones globales comienzan automáticamente a realizar avalanchas de inversiones y una auténtica retirada masiva de inversiones, apenas llega la inevitable crisis de sobreproducción heredera de la especulación y del dinero barato. Ni que decir tiene que estos capitales que ahora ya no obtienen rentabilidad en los países a los que han conducido a la crisis económica (y probablemente financiera) buscan otros lugares del globo donde la rentabilidad sea la mayor posible.

Este nuevo tipo de economía financiera desregulada e informatizada ha provocado que los ciclos de expansión-recesión sean más volátiles y acentuados respecto a los tiempos en que el mercado estaba todavía en su etapa de gestación. El caso de la historia económica del Chile de Pinochet pone explícitamente de manifiesto que el propio neoliberalismo genera estos problemas económicos: me refiero a los dos “milagros económicos” acaecidos durante el gobierno del dictador y los Chicago Boys de Milton Friedman, los cuales son llamados “milagros” porque se producen entre lo que probablemente sean las caídas del PIB más elevadas de la historia de la humanidad.

Más allá de explicar que la globalización actual no es más que un proceso que se caracteriza porque los estados-nación dejan de tener capacidad para gestionar su economía nacional, y actúan como empresas (o estados-marca) que compiten entre sí para atraer a los grandes fondos de inversiones que poseen el oligopolio del crédito mundial y no caer en recesión o estar desfinanciados, podríamos decir que los ciclos migratorios actuales se adaptan según los ciclos económicos de expansión-recesión de cada estado-marca, lo que claramente beneficia a la oligarquía financiero-empresarial, que se asegura de que siempre exista una enorme avalancha de mano de obra que huye de un contexto de recesión y paro, y se moviliza a los lugares que se encuentran en expansión económica, dispuesta a ser explotada en todos los lugares del globo que se encuentran en expansión económica.

Si el sistema consigue que los individuos-mercancías, desesperados por la imposibilidad de acceder a un puesto de trabajo en su país, se muevan en tromba hacia los lugares que demandan mano de obra coyunturalmente, logra al mismo tiempo que el precio del trabajo en los lugares donde el ciclo económico es expansivo sea menor, debido a que existe más competencia por obtener un trabajo. Esta situación consiste en el fondo en el aumento de la oferta de mano de obra de un país para, de este modo, hacer descender el precio del trabajo o estancarlo en un contexto de expansión especulativa.

Si a estas reflexiones sobre los porqués de las migraciones masivas sumamos que los estados-marcas compiten entre sí no sólo regulando para blindar legalmente los intereses de los grandes inversores, o haciendo que las grandes fortunas y empresas no paguen impuestos, sino presentándose como estados competitivos, gracias a un precio del trabajo lo más bajo posible y unas condiciones y derechos laborales pésimos, podemos llegar a comprender quiénes son los grandes beneficiados de todo este contexto global, los cuales no son otros que quienes defienden y han venido realizando este proceso de globalización: las superélites económicas globales (quizás algún día puedan ser definidas como clase social).

Por mucho que estos cínicos desalmados, que viven a nuestra costa y que se atreven a moralizarnos y a insultar constantemente a nuestra inteligencia, quieran vendernos lo contrario, los inmigrantes no son individuos en busca de aventuras y experiencias en el extranjero, sino gente que está siendo expulsada como si fueran perros del país que les vio nacer, huyendo de un contexto de pobreza y miseria creado cuidadosamente por unos pocos, que les obliga a dejar atrás a familias y amigos: todo ello para ir a trabajar, en la mayoría de los casos, en empleos inestables como mano de obra barata y mal pagada.

Anuncios

3 pensamientos en “Francisco Denis. Las migraciones masivas: un fenómeno del nuevo orden mundial neoliberal

  1. No se puede pretender hacer un análisis objetivo de cualquier situación desde posiciones monocromáticas, absolutamente politizadas e ideologizadas donde se reduce a una conspiración de “cínicos desalmados” un proceso impersonal y universal como la globalización.

    • Hola Rafael,

      Evidentemente no estoy haciendo un ensayo científico ni tampoco pretendo hacerlo, puesto que formo parte de esas masas humanas que se movilizan. De vez en cuando no viene mal darle cierto cariz ideológico o impregnamiento sentimental a algunas argumentaciones, porque en ciertas ocasiones puede resultar terapéutico e interesante explicar cómo se ven las cosas desde dentro, sobre todo si se tiene la suerte de vivir el momento histórico que se está narrando.

      El término cínicos desalmados puede que suene duro, pero es el más sencillo que encuentro para definir a sujetos que no producen bienes y servicios tangibles, ni tan siquiera dirigen ni gestionan sus patrimonios y que viven a costa de, por ejemplo y entre otras cosas, especular con alimentos (algo prohibido hasta inicios del siglo XXI) y provocar la muerte de más de 6 millones de personas anualmente, la mayoría de ellos niños. Es más, uno de los motivos más tangibles que explican la oleada de rebeliones en el mundo islámico llamada la “Primavera Árabe” tiene que ver precisamente con este tipo de especulación.

      Creo que, más allá de cuestiones políticas actuales de mi escrito, seguro que te es perfectamente posible separar el “grano” de la “paja”, y creo que la parte que se olvida de catalogaciones morales dice cosas interesantes, bien argumentadas y para nada parciales.

  2. En cuanto a que la globalización es un proceso impersonal, temo que no coincido contigo.

    Si bien es cierto que podríamos catalogarlo plenamente como “deshumanizado” e incluso “deshumanizador” por multitud de motivos, sí es cierto que el principio teórico marxista de la concentración de la riqueza no sólo se ha venido cumpliendo, sino que desde principios del siglo XX está disparándose a niveles nunca antes visto en la historia de la humanidad, en muchas ocasiones gracias a las políticas de unos estados dirigidos por cínicos que se autoproclaman los herederos y defensores del laissez-faire decimonónico.

    Si uno estudia el cómo y el porqué y sobre todo a quiénes benefician los nuevos tipos de propiedades financieras abstractas, la concentración financiero-empresarial actual y sus relaciones de reciprocidad y propiedad, los miles de billones de dólares que mueven unos pocos fondos de inversión, algunas reuniones como la Comisión Trialetral o el famoso Club Bilderberg, o la trayectoria común en ciertos bancos de inversión de más de algún tecnócrata impuesto en Europa, etc. seguro que se podría cuestionar de forma abierta y sin conspiraciones tanto el tema de la presunta impersonalidad de los llamados mercados como del propio proceso de globalización, el cual, jamás podemos olvidar que lo iniciaron las multinacionales a partir de los años 60 trasladando su producción a países pequeños como Taiwan, los cuales eran más susceptibles a prestarles una mayor atención y políticas afines a sus intereses.

    Todos formamos parte de los mercados y de la globalización, pero, ¿existen núcleos de poder con capacidad de influenciar o de condicionar estos procesos y llevarlos por ciertos derroteros?

    Me considero una persona que se de qué hablo, por ello te facilito un link donde puedes descargarte fácilmente un libro sobre política que vine realizando y donde, entre otras muchísimas cosas, hablo de estos temas, los cuales se adscriben a los capítulos 9, 10 y (como modo de entender cuáles son los procedimientos que se emplean en la UE para que la oligarquía financiera tome el poder económico y político de los estados) capítulo 11. El libro no pretende ser parcial ni en sus formas ni en sus reflexiones, pero los análisis que realizo intentan ser objetivos.

    Un saludo!

    http://www.ideasparaelsiglo21.blogspot.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s