RIIN

Red de Investigadores sobre Identidades Nacionales

Entrevista con Susana Elizabeth Toro Orellana, Gerente del Programa Prometeo

Deja un comentario

susana 2

Publicamos hoy el contenido de la entrevista mantenida recientemente con Susana Elizabeth Toro Orellana, Gerente del Programa Prometeo, Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt), Gobierno Nacional de la República del Ecuador.

Al agradecer la gentileza de Susana al responder a nuestras preguntas, expresamos también el deseo de que la Red de Investigadores sobre Identidades Nacionales, que la próxima semana contará con 50 investigadores integrados, sirva cada vez más como elemento de cohesión entre becarios de Prometeo que trabajan en ese área de conocimientos.

Les dejo con el texto de la conversación con la Gerente del Proyecto Prometeo:

——

¿Podría explicarnos los cambios más significativos que se han producido recientemente en el proyecto Prometeo? ¿Qué hay de nuevo respecto a los inicios del Proyecto, en octubre de 2010?

 

Para empezar, la vinculación de los Prometeos con el Proyecto pasó a funcionar bajo la modalidad de beca en septiembre de 2013, lo que genera una ventaja significativa para facilitar la incorporación de expertos por períodos de dos a doce meses, no necesariamente consecutivos, para la realización de sus actividades.

Posterior a esto, realizamos una reforma al Reglamento de Becas Prometeo, con lo cual buscamos simplificar los procesos administrativos para nuestros investigadores y mejorar el servicio hacia ellos y la ciudadanía. Este reglamento puede ser descargado en nuestra página web: http://prometeo.educacionsuperior.gob.ec/

 

¿No cree fundadas las críticas de quienes opinan que el proyecto arrincona un tanto la investigación en ciencias sociales, arte y cultura o ciencias de la educación? Porque la función de las universidades es proporcionar a sus estudiantes una formación integral que los capacite no sólo para el trabajo científico y técnico, sino para ser actores útiles a la comunidad y a la sociedad. Y ahí entra de lleno la formación humanística.

 

El Proyecto Prometeo es una iniciativa del gobierno ecuatoriano, que se inserta en el Plan para la creación de una economía social del conocimiento, con miras a transformar el país gracias a la transferencia de conocimiento de los investigadores que hoy se vinculan a través del proyecto mediante becas para la investigación. Estamos dando pasos agigantados para transformar el país, y muestra de ello es el trabajo que está emprendiendo el gobierno para la transformación de la matriz productiva. Por esto, el 80% de nuestros Prometeos están vinculados a proyectos en las áreas de producción e innovación, salud, recursos naturales y ciencias básicas. Si bien mantenemos un porcentaje menor de profesionales vinculados a ciencias sociales, no los dejamos a un lado. Muestra de ello son las Universidades creadas para potenciar las artes y la educación, como la Universidad de las Artes y la Universidad Nacional de Educación.

 

Prometeo es mucho más valorado en el extranjero que en el Ecuador. ¿Qué están haciendo mal para que en casa haya una percepción del proyecto que no es tan positiva como debería ser?

 

Sinceramente creo que sucede lo contrario en el país. Hoy en día, el Proyecto Prometeo se ha reposicionado en la mente de los ecuatorianos: muestra de ello es que el 73% de nuestros Prometeos participan en proyectos de investigación y docencia en 41 de nuestras Universidades, lo cual constituye un logro grandioso considerando que el 93% de las instituciones de educación superior, públicas y cofinanciadas, cuentan con Prometeos en su plantilla de investigadores y docentes. ¿Quiénes se benefician? Sobre todo, los estudiantes y, lógicamente, los profesores, con quienes comparten sus conocimientos. Ahora estamos en un proceso de posicionamiento del Proyecto Prometeo, generando “ruido” en redes sociales y otros medios de comunicación, para que la ciudadanía perciba los logros de nuestros investigadores.

 

El crecimiento exponencial del número de becarios de Prometeo plantea indudablemente muchos retos de gestión. ¿Cuáles son los principales desafíos y cómo están actuando para evitar que pudieran verse desbordados por el propio éxito?

 

Actualmente, nos encontramos en un proceso de reestructuración interna del Proyecto para atender eficientemente a nuestros Becarios Prometeos. Según el ritmo de crecimiento del número de Prometeos, nosotros también hemos ido creciendo: y no sólo en número de personas integradas al equipo, sino también mediante una revisión minuciosa de nuestros procesos, que nos permite poseer una visión más clara para implementar acciones de mejora. Un ejemplo podría ser la reforma de nuestro reglamento, que tuvo el objetivo de simplificar algunos procedimientos con los Prometeos. Es necesario enfatizar que, debido a que el Proyecto es nuevo, el desafío de ir innovando es continuo.

 

¿Es usted consciente de que, si se consiguiera una eficaz red de comunicación entre becarios Prometeos, podrían lograrse resultados extraordinarios para el impulso de la investigación en el Ecuador?

 

Efectivamente. En este momento estamos desarrollando un proyecto junto con la Subsecretaría de Fortalecimiento del Conocimiento y Becas, para incorporar a Prometeos y becarios ecuatorianos a una plataforma que permita la interacción entre actores interesados en el intercambio de conocimientos. Esperamos que esta Red entre en funcionamiento a mediados del mes de agosto.

 

No son pocos los becarios de Prometeo que, una vez terminado su contrato, estarían encantados de quedarse en el país, vinculados a alguna institución donde puedan continuar las labores que dejaron en marcha. Parece lógico que también las propias instituciones educativas del Ecuador compartan ese interés, pues a fin de cuentas se lograría de esa manera que el generoso esfuerzo económico de Senescyt revierta en beneficio de las universidades ecuatorianas. De otra parte, esto podría provocar recelos de investigadores y profesores nacionales, temerosos de una competencia que puede resultarles amenazadora. ¿Cuáles son sus puntos de vista en torno a estos temas?

 

El Proyecto contempla vinculaciones con periodos de tiempo definidos entre dos y doce meses (no necesariamente consecutivos), pero no hay impedimento para que los expertos se vinculen con las instituciones una vez que hayan terminado su compromiso con nosotros. Tenemos varios casos de Prometeos que han permanecido en el país tras terminar su vinculación, como el ecuatoriano Diego Páez, biólogo marino, quien actualmente trabaja en el centro de investigación de la Universidad San Francisco, en la isla de San Cristóbal. Finalmente, serán las instituciones quienes decidan. Aunque, en el caso de los ecuatorianos es algo que debemos fomentar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s