RIIN

Red de Investigadores sobre Identidades Nacionales

El dictador no tiene quién le proteja

Deja un comentario

obiang

Así titula Enrique Serbeto un reciente artículo sobre el inefable Teodoro Obiang, presidente de Guinea Ecuatorial, cuyas últimas peripecias en Madrid y en Bruselas forman parte de sus patéticos esfuerzos por obtener una mínima respetabilidad internacional. Y, sin embargo, Obiang sí tiene protectores, aunque nos pese.

Teodoro Obiang disfruta ahora —¡desde hace treinta y cinco años!— del control absoluto del país y de las riquezas del petróleo que produce, aunque sólo con dificultad logra ser admitido en los círculos diplomáticos.

Pero sí hay ocasionales gestos de complicidad de algunos Gobiernos –entre ellos, el de España-, como el que ha denunciado con valentía Juan Ramón Aranzadi, profesor de la Universidad Nacional de Educación a Distancia, en una carta abierta al Rector de esa institución

En esa misiva expresa “la perplejidad y la desolación que me ha suscitado la sorprendente noticia de que el Centro Asociado de la UNED en Bruselas ha invitado a Teodoro Obiang Nguema a impartir una conferencia en la sede que comparte en la capital belga y europea con el Instituto Cervantes”.

La denuncia de Aranzadi de poco sirvió. Y Obiang no sólo estuvo en el Cervantes, sino que asistió antes al funeral de Estado por el expresidente de Gobierno Adolfo Suárez, fallecido el pasado 23 de marzo.

Y, sin embargo, importa mucho difundir el mensaje digno y valiente de Aranzadi, avergonzado por esos gestos amistosos dispensados a quien ha tiranizado de una manera brutal a todo un pueblo durante más de tres décadas.

El recuerdo de las recepciones que mandatarios europeos dispensaron en su momento a Muamar al Gadafi debería haber impedido que se tropiece dos veces en la misma piedra (¿cuántos más tropezones habremos de soportar?). Ya se sabe: poderoso caballero es don Dinero.

Les dejo con la carta de Juan Ramón Aranzadi al Rector de la UNED.

—-

Le supongo conocedor de al menos una pequeña parte de la abundante documentación y bibliografía internacional que ofrecen un abrumador testimonio de que Teodoro Obiang Nguema, además de cómplice directo y ejecutor de una gran parte de los abominables crímenes por los que él mismo ejecutó –tras derrocarle- a su tío y anterior dictador, Macías Nguema, es uno de los tiranos del mundo con más intenso y dilatado historial de corrupción económica y sistemática violación de los Derechos Humanos.

Como usted sin duda conoce, son innumerables los informes de organismos internacionales de toda fiabilidad que acreditan año tras año, desde 1979 hasta hoy, que, al mismo tiempo que Obiang se ha convertido en uno de los hombres más ricos del mundo al apropiarse personalmente de la inmensa riqueza ‘nacional’ derivada de la explotación del petróleo, el país que domina y la población a la que somete ofrecen en todas las estadísticas internacionales los más altos índices de corrupción y los más bajos índices de educación, sanidad y nivel de vida de la población.

Por todo ello, no logro adivinar ninguna justificación posible o excusa válida para que la UNED le ofrezca desinteresadamente a Obiang la oportunidad publicitaria de maquillar y ‘legitimar’ su siniestra figura que supondrá sin duda, si llega a celebrarse, su conferencia en Bruselas. Conozco bien las dificultades financieras que para la permanencia de la UNED en Guinea están suponiendo los brutales recortes económicos en los presupuestos de la Cooperación Española y supongo que habrá quien piense que el dinero de Obiang es tan bueno como cualquier otro para ‘salvar’ la encomiable tarea educativa que la UNED realiza allí, pero no creo ser el único en pensar, entre los interesados por esa ‘salvación’ por uno u otro motivo, que no se debe pagar cualquier precio por ello: no se debe, por ejemplo, contribuir al maquillaje democrático y la legitimación internacional de un dictador corrupto.

Le ruego, por tanto, que reconsidere su desafortunada decisión (o la decisión de alguno de sus subordinados, si ése es el caso) y suspenda la anunciada conferencia de Obiang en el Centro de la UNED en Bruselas, ahorrándonos así al personal docente y administrativo de la UNED la vergüenza irreparable que supondría su celebración.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s